Skip to content

Las siestas mejoran el rendimiento en el trabajo


las siestas son buenas
Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Michigan revelo que las siestas cortas o los largos descansos durante el día ayudan a evitar la conducta impulsiva, aliviar la frustración y aumenta la seguridad en el trabajo. El experimento se centro en ver como responden emocionalmente las personas que tomaban siestas cortas durante el día. A un grupo de voluntarios se les asigno a tomar una siesta de una hora mientras que otro grupo se dedico a ver un video sobre la naturaleza, lo cual eran obligados a no dormir.

El resultado del experimento ha sido que los que durmieron la siesta tenían más paciencia que los que no la tomaron y asimismo se mostraron menos impulsivos. La privación del sueño hace que las personas tengan dificultad a la hora de controlar las respuestas emocionales negativas.

Dormir suficiente es importante para la salud y para las respuestas emocionales de las personas ante situaciones que suponen tensión, mucho estrés y necesidad de mantener el control. El dormir ayuda a ser más enérgico, capaz y adaptarse ante circunstancias difíciles y, por ende, a mejorar el rendimiento en el puesto del trabajo.

Existen muchos estudios que respaldan la idea de que el sueño es esencial para la salud y para el rendimiento en el trabajo. Conociendo estos datos, los empresarios deberían respetar las horas que están previstas legalmente para el descanso de los trabajadores y que estos a su vez exijan que se respeten, porque el resultado final será positivo para ambos casos.


Está claro que los empresarios deberían poner a disposición de sus trabajadores los muebles necesarios para que sea posible tomar una siesta en el puesto del trabajo. De esa forma, la productividad será mayor y los frutos del trabajo se convertirán en beneficios para la empresa.

El alcoholismo y sus consecuencias


El alcoholismo es una enfermedad que afecta a muchas familias con independencia de su raza, país de origen o parte del mundo. Por desgracia, las sustancias etílicas constituyen un verdadero problema para las personas que empiezan a consumir de forma excesiva haciendo que sean estigmatizadas por la sociedad como alcohólicos y que la falta de capacidad de comunicar con los familiares acerca de que tiene un problema crea malentendidos entre los miembros de la familia.

Desde hace muchos años se ha planteado la pregunta de si el alcoholismo es hereditario. Un estudio llevado a cabo en 1973 por el médico estadounidense Donald W. Goodwin revelo que los hijos de padres alcohólicos tenían propensión tres veces a ser alcohólicos y de madres alcohólicas dos veces. La investigación se realizo con adultos que habían sido adoptados por familias no alcohólicas. También se comprobó que los problemas mentales no causan la dependencia.

Otro estudio llevado a cabo por un grupo de investigación de la Universidad de Granada “Alcoholismo y Drogadicción” ha demostrado que existe una predisposición hereditaria a convertirse en un alcohólico debido a una deficiencia de endorfinas que es hereditaria. Es decir, aquellas personas que heredan los bajos niveles de endorfina esta predispuesta a ser un alcohólico. Según el catedrático de medicina, José Rico Irles el bajo nivel de endorfinas condiciona el hábito alcohólico y que el riesgo se produce cuando el cerebro detiene su producción de beta-endorfinas ya que se acostumbra a la “presencia de los excedentes”. El cerebro se acostumbra a la ingestión de alcohol.


El consumo de alcohol no afecta a todo el mundo de la misma forma pero desde luego que los que son sensibles al alcohol son predispuestos a ser dependientes del mismo. Si se conocen previamente los casos que son predispuestos a sufrir de alcoholismo lo mejor que se pueda hacer es evitar que se den las situaciones favorables que lleven a la dependencia de alcohol antes de curarlo.

¿Es hereditario el alcoholismo

alcoholismo

El alcoholismo es una enfermedad que afecta a muchas familias con independencia de su raza, país de origen o parte del mundo. Por desgracia, las sustancias etílicas constituyen un verdadero problema para las personas que empiezan a consumir de forma excesiva haciendo que sean estigmatizadas por la sociedad como alcohólicos y que la falta de capacidad de comunicar con los familiares acerca de que tiene un problema crea malentendidos entre los miembros de la familia.

Desde hace muchos años se ha planteado la pregunta de si el alcoholismo es hereditario. Un estudio llevado a cabo en 1973 por el médico estadounidense Donald W. Goodwin revelo que los hijos de padres alcohólicos tenían propensión tres veces a ser alcohólicos y de madres alcohólicas dos veces. La investigación se realizo con adultos que habían sido adoptados por familias no alcohólicas. También se comprobó que los problemas mentales no causan la dependencia.

Otro estudio llevado a cabo por un grupo de investigación de la Universidad de Granada “Alcoholismo y Drogadicción” ha demostrado que existe una predisposición hereditaria a convertirse en un alcohólico debido a una deficiencia de endorfinas que es hereditaria. Es decir, aquellas personas que heredan los bajos niveles de endorfina esta predispuesta a ser un alcohólico. Según el catedrático de medicina, José Rico Irles el bajo nivel de endorfinas condiciona el hábito alcohólico y que el riesgo se produce cuando el cerebro detiene su producción de beta-endorfinas ya que se acostumbra a la “presencia de los excedentes”. El cerebro se acostumbra a la ingestión de alcohol.

El consumo de alcohol no afecta a todo el mundo de la misma forma pero desde luego que los que son sensibles al alcohol son predispuestos a ser dependientes del mismo. Si se conocen previamente los casos que son predispuestos a sufrir de alcoholismo lo mejor que se pueda hacer es evitar que se den las situaciones favorables que lleven a la dependencia de alcohol antes de curarlo.

Viajar a Tibet

viajar a tibet

Si has escogido como destino para tus vacaciones Tíbet es necesario conocer los lugares que no tienes que perder si ya tienes la extraordinaria ocasión de visitar el sitio donde fue grabado la película “Siete años en el Tíbet” cuyo protagonista fue Richard Gere.

Ya sabes que antes de iniciar el viaje tienes que tener un visado chino porque volar a Tíbet lo haces bien desde Shanghái o bien desde Beijing. Tíbet es una región autónoma dentro de China. También existe la posibilidad de ir en tren solamente que llegar a Tíbet en tren necesitas tener paciencia unas 45 a 50 horas.

Tíbet es la región más alta de la Tierra ya que cuenta con una altitud media de 4.900 metros. Si has llegado hasta allí tienes que visitar la capital de Tíbet, Lhasa que está situada a unos 3.700 metros de altitud. Los más conocidos entre sus templos y monasterios budistas son: el Palacio de Potala, residencia de Dalái Lama y Patrimonio de la Humanidad; la calle Barkhor y el parque Norbulingka. Desde luego sus ojos estarán encantados del panorama que los envuelve debido a la majestuosa envoltura montañosa de Lhasa. Debido a la cordillera montañosa es indicado tener preparada ropa más gruesa porque allí las noches están muy frescas.

El Lago Mapam Yumco así como la montaña Kangrinboque son ideales para visitar y conocer las aldeas típicas de los tibetanos. Para conocer muy bien el lugar que se visita lo que se debe hacer es integrarse entre su gente y participar en las fiestas religiosas que cada mes se celebra en ese mirifico territorio. De esta forma se llegara a conocer y entender mejor la cultura y las tradiciones del lugar visitado. En las fiestas religiosas que suelen celebrarse cada mes llegaras a conocer la gastronomía del lugar, la vestimenta colorida y la esencia del ritual religioso. Al final del viaje se dará cuenta que ha vivido una experiencia que merece ser contada.

Que es el acne

¿Qué es el acné?

El acné es una enfermedad dermatológica que tiene su origen en un anormal funcionamiento de las glándulas pilosebáceas y que engloba tanto los poros tapados como los granitos, pústulas, quistes y nódulos que se producen en la cara, espalda, cuello, pecho y hombros.

Las marcas y cicatrices a causa del acné aparecen debido a un uso inadecuado del tratamiento o directamente su ausencia. Es muy difícil para aquella persona que sufre de acné porque su autoestima va bajando ya que su imagen se ve afectada. Es realmente difícil aceptarse, sobre todo después de realizar tratamientos que no han sido efectivos pero las consecuencias si que han repercutido en la piel. Los tratamientos hacen que la piel se vuela muy sensible y, en consecuencia, tener mucho cuidado en lo que se aplica sobre la piel.

Tipo de acné:

Según su forma clínica el acné puede ser de 5 tipos:

1. Acné vulgar y polimorfo: es el tipo de acné que engloba todo tipo de lesiones. La gravedad es el criterio según se rige para determinar el grado y tipo del acné.

2. Acné superficial: es un acné en el que predominan las lesiones superficiales que desparecen sin dejar cicatrices y se cura rápidamente.

3. Acné profundo: las lesiones son muy profundas tales como pústulas y nódulos o nódulos y quistes. Tienen un proceso de curación muy lento y al curarse dejan cicatrices de cierta consideración.

4. Acné conglobata: es un acné muy severo formado por grandes abscesos supurantes. Es una patología crónica.

5. Acné fulminante: además de lesiones muy profundas y severas este tipo de acné cursa con ulceraciones cutáneas muy dolorosas que pueden provocar fiebre y acompañar malestar general.

Si sufre de acné lo más indicado es acudir a un dermatólogo para que fije el tratamiento adecuado.